El novillero local Pedro Marin Consigue una oreja

Pedro Marin
Pedro Marin

Pedro Marín cortó una oreja en su primero y se le ovacionó en el quinto, en la novillada celebrada ayer en la Feria de Calasparra (Murcia), ante toros de la ganadería de Concha y Sierra, bien presentados y aplaudidos en el arrastre los seis ejemplares.

Marín, que tuvo una de cal y otra de arena en su primero, un novillo con corte muy diferente al segundo, desarrolló enjundia en su toreo con la capa. En la faena de muleta, el novillero de Elche de la Sierra se superó con la muleta, cogiéndola con seriedad y poderío, embarcando a su enemigo con cuatro largos naturales, que rematados con el pase de pecho, levantaron los olés en los tendidos, que estaban poblados en más de tres cuartos de su aforo, viendo muchos seguidores del torero de Elche de la Sierra, ya que donde va desplaza a sus paisanos. En el quinto, el novillo de mejor y bonita lámina, Pedro Marín no pudo hacer más de lo que se vio, porque el animal se puso brusco, cabeceando y metiéndose bajo la taleguilla, poniendo en peligro al joven novillero. A pesar de ello, Pedro porfió una vez y otra vez para sacar faena, pero la suerte no estuvo de su parte por la brusquedad y el mal entendimiento del novillo. Estocada que dobló el toro, siendo aplaudida su labor. El triunfador El triunfador de la tarde fue el cordobés Ignacio González, un torero de corte clásico, parándose ante los pitones, sacando todo el sabor torero con profundidad. Cortó dos orejas en su primero y una en el que cerró plaza. Pudieron ser más trofeos de no haber fallado con los aceros. Completó la terna el portugués Nuno Casqinha, que pasó desapercibido. Su labor se silenció en ambos novillos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*